DIETA KETOVEGAN vs CETOGÉGINA OMNÍVORA:

 

La dieta cetogénica es una dieta alta en grasas, baja en carbohidratos y moderada en proteínas, promovida por sus poderosos efectos sobre la pérdida de peso y la salud en general.

 

plant fats – morisfoto

 

Siempre se la ha asociado con alimentos de origen animal, pero este estilo de alimentarse también puede adaptarse a los planes de comidas a base de plantas, incluidas las dietas veganas.

Al excluirse los productos de origen animal en las dietas veganas se hace difícil comer bajo en carbohidratos.

Sin embargo, con una planificación cuidadosa, los veganos pueden cosechar los beneficios potenciales de una dieta cetogénica.

¿QUÉ ES LA DIETA KETOVEGAN?

La dieta cetogénica es baja en carbohidratos, alta en grasas y moderada en proteínas.

Los carbohidratos generalmente se reducen a menos de 50 gramos por día para alcanzar y mantener la cetosis, un proceso metabólico en el que su cuerpo quema grasa como combustible en lugar de glucosa.

Dado que esta forma de comer se compone principalmente de grasa, generalmente alrededor del 75% de su ingesta, las personas que hacen dieta cetogénica a menudo recurren a productos animales con alto contenido de grasa, como carnes, mantequilla y lácteos enteros.

 

1.f.ii

 

Sin embargo, aquellos que comen dietas basadas en plantas, incluidos los veganos, también pueden seguir una dieta cetogénica.

 

Las personas que siguen una dieta vegana consumen solo alimentos de origen vegetal, como verduras, frutas y granos, y evitan los alimentos de origen animal como carne, pollo, huevos y lácteos.

 

Los veganos pueden alcanzar la cetosis confiando en productos de origen vegetal ricos en grasas como el aceite de coco, aguacates, semillas y nueces.

 

Se ha demostrado que seguir una dieta vegana reduce el riesgo de enfermedades crónicas, como enfermedades cardíacas, diabetes y ciertos tipos de cáncer.

 

Por ejemplo, los estudios han observado que los veganos tienen un 75% menos de riesgo de desarrollar presión arterial alta y hasta un 78% de reducción del riesgo de diabetes tipo 2 .

 

Además, los veganos tienden a pesar menos que los no veganos, y los que adoptan dietas veganas tienen más éxito para perder peso que las personas que comen productos de origen animal.

 

Una revisión de 12 estudios encontró que durante 18 semanas, las personas que siguieron dietas veganas perdieron un promedio de 2.52 kg más que los participantes en dietas no vegetarianas.

 

Al igual que la dieta vegana, la investigación ha demostrado que seguir una dieta cetogénica alta en grasas y baja en carbohidratos puede tener un impacto positivo en su salud.

 

La dieta ketovegan es conocida por su eficacia en la pérdida de peso, el control del azúcar en la sangre y la reducción de los factores de riesgo de enfermedades cardíacas.

 

Además, la dieta cetogénica aumentó significativamente los niveles de adiponectina, una proteína involucrada en la regulación del azúcar en la sangre y el metabolismo de las grasas

 

Los niveles más altos de adiponectina se han asociado con un mejor control del azúcar en la sangre, una menor inflamación y un menor riesgo de enfermedades relacionadas con la obesidad, incluida la enfermedad cardíaca.

 

También se ha demostrado que las dietas cetogénicas reducen los factores de riesgo de enfermedad cardíaca, incluidos los triglicéridos altos, la presión arterial y el colesterol LDL “malo”.

 

Si te interesa la dieta KETOGEVAN y necesitas asesoramiento personalizado sobre este tipo de dieta escríbeme a: [email protected]

 

Si quieres conocer las 7 claves principales de la DIETA KETOVEGAN  en tu búsqueda de pérdida de peso entra en esta clase gratuíta de 20 minutos de mi compañera Cristina Muñoz (click en la imagen):

 

CLASE GRTUÍTA

 

En el próximo artículo te cuento qué alimentos están permitidos y cuáles no en una dieta KETOVEGAN.

Click aquí para leer este artículo.

¡Gracias por leerme!

Yolanda.

Referencias:

doi: 10.1155/2018/5157645

doi: 10.1038/ejcn.2013.116

doi: 10.3390/nu6062131

doi: 10.1016/j.eatbeh.2015.06.011

doi: 10.1007/s11606-015-3390-7

doi: 10.1515/jpem-2012-0131

doi: 10.1155/2014/658913

doi: 10.3390/ijms18061321

doi:  10.1111/j.1467-789X.2012.01021.x

Pin It on Pinterest

Share This