Nunca me había atrevido a hacer tartas crudiveganas o postres así en general. En Nochebuena pensé que era un buen momento para probar y realmente triunfé.

Esta vez no ha sido receta original de una servidora, he hecho una versión de la receta de “The Rawtarian” y he de decir que para todos los cambios que le hice me quedó DE- LU-JO.

Agarra papel y lápiz que ahí van los ingredientes!

Ingredientes:

Para la base:

1 taza de nueces normales
1 tazas de dátiles sin semilla y las dejamos en remojo con agua suficiente un par de horas para que se ablanden o preferiblemente toda la noche. No tires  el agua porque la necesitarás después 🙂

12376610_1731257830428475_6390765046593552893_n-2

Tarta de queso y fresa crudivegana

1/2 taza de coco rayado
Un poquito de sal marina o del Himalaya

Para el “queso”:

1 taza y media de anacardos
(los dejamos remojados en agua unas horas)
Zumo de 1 limón
Algo menos de media taza de aceite de coco
1/2 de cuchara sopera de polvo de vainilla sin azúcar
1/2 taza de azúcar de coco o sirope de arce
(de este un poco menos o vas mirnado cómo de dulce va quedando).

Para la cubierta de fresa:

1 taza y media de fresas o fresones sin las hojitas verdes y congeladas en pedacitos.
1 taza de dátiles sin semilla remojadas en agua para que se ablanden.


Preparación:

Para la base:

Ponemos en nuestro molde bien esparcido el coco rayado para que nos sirva de base y no se pegue la masa.

En la batidora  o procesador de alimentos pondremos los ingredientes de la base sin agua y batimos/trituramos hasta que se trituren, pero sin que quede líquido, tienen que quedar tropezones para que parezca una base de “galleta”. Si tu batidora o procesador no es muy potente ayúdate de una espátula u objeto de tu cocina y paras la máquina, revuelves los ingredientes y bates otro poco.

Una vez esté listo, lo pones sobre el molde el cual cubrirás con toda la masa de manera uniforme.

Relleno de queso:

Saca los anacardos del agua y enjuágalos y los pone sen la batidora o procesadora con todos los demás ingredientes para el relleno y bate hasta que quede lo más líquido posible i sin tropezones de ningún tipo. Ha de quedar como una cremita. Si ves que a tu batidora le cuesta mucho usa el agua de los dátiles, pero muy poca y ayúdate de una espátula para remover la masa. Has de tener paciencia, pero verás que va a quedar muy bien.

Una vez listo lo vamos a verter en el molde encima de la base y con la espátula lo esparciremos uniformemente y lo ponemos en el congelador unos 15 minutos.

Tal vez veas que queda un poco “oscuro de color”, pero a la hora de servirlo la mía se quedó blanquita, magia!

Cubierta de fresa:

Metemos en la batidora las fresas congeladas con los dátiles restantes y batimos hasta que quede totalmente homogéneo y tirando a líquido.
Sacamos el molde con cuidadito del congelador y vertemos el líquido en él, como siempre, de manera que cubra todo el “queso”.

Con mucho cuidado lo volvemos a meter en el congelador un par de horitas y antes de servir lo dejamons unos 20 minutos fuera  para que sea más fácil de cortar.

A la hora de servir la tarta de queso le he puesto hojitas de menta, pero igualmente puedes usar pedacitos de fresa, más coco rayado o lo que tu imaginación y paladar te digan!

El molde que he usado  no tiene mucha profundidad (es parecido al de la foto) así que ha quedado una tartita chata. Pero mejor así, que al estar hecha de tantos frutos secos es preferible una porción pequeña por persona para que no caiga pesado al estómago. Aunque con lo rica que está es muy difícil no querer repetir!

Si aún no has visto las otras dos recetas te recomiendo que cliques aquí y aquí para que no pierdas la oportunidad de probar algo nuevo y delicioso.

Espero que te gusten las recetas y cualquier cosita deja un comentario aquí en el blog y te ayudaré en lo que pueda 🙂

Mil besos!

Pin It on Pinterest

Share This